Manufacturing
> La siderurgia se mantiene con las ventas en el exterior

La producción en Euskadi ha caído a mínimos históricos en las factorías vascas


El sector del acero confía en una recuperación a lo largo de este año 2017

Mikel Sota

La industria siderúrgica estatal es la base de la cadena de valor metal-mecánica, donde los automóviles, maquinaria o infraestructuras tienen en el acero un componente fundamental. En 2016, la industria del acero produjo 13,6 millones de toneladas de acero bruto.

El sector es netamente exportador, ya que suponen el 67% de las entregas, alcanzando el 3% de las ventas en el exterior españolas de bienes. La siderurgia alcanzó un superávit comercial de 853 millones de euros en 2016. El consumo aparente de productos siderúrgicos fue en el pasado año de 12,6 millones de toneladas.
Los principios de innovación, eficiencia, sostenibilidad y seguridad laboral que rigen la estrategia del sector, se reconocen como un factor fundamental de la nueva economía verde. Cada tonelada producida conlleva siete euros en inversiones medioambientales. La industria siderúrgica española es la ‘campeona’ del reciclaje, con más de 10 millones de toneladas recicladas en 2016.
La industria siderúrgica realiza un uso eficiente de los recursos hasta aprovechar casi el 80% de los residuos y subproductos que genera en el proceso.
Unesid es la asociación empresarial de la siderurgia española que aglutina 46 empresas, que dan empleo a unas 60.000 personas –además de las 20.000 que intervienen en la recolección de chatarra–. El sector factura en su conjunto más de 14.000 millones de euros.

El 21% del acero español, tres millones

de toneladas, se produce en factorías

radicadas en el País Vasco

La Junta de este año de Unesid repasó el ejercicio 2016, un año atípico desde el punto de vista de la situación política y de los mercados, que se caracterizó por una bajada del consumo de acero, un incremento de las importaciones y un descenso de las exportaciones a terceros países, debido a medidas proteccionistas, aunque en el último trimestre mejoró el mercado, lo que ofrece unas perspectivas de mejora para el presente ejercicio.
Las empresas de Unesid mantuvieron en el pasado año su pulso exportador y mejoraron sus resultados en el último trimestre del ejercicio gracias al cambio de tendencia internacional en el segundo semestre, que esperan que se mantenga.
Por su parte, la producción de la industria siderúrgica vasca cayó en 2016 a mínimos históricos pues la elaboración de acero en las factorías vascas no alcanzó los tres millones de toneladas, el 21% del acero español, la mitad aproximadamente que antes de la crisis, cuando elaboraba casi el 40%. En todo ello ha influido el cierre parcial o total de plantas de producción y los recortes en acerías como ACB, Nervacero-Celsa y ArcelorMittal, manteniéndose otras como Sidenor y Olarra.

El decaimiento de esta industria en Euskadi tiene

que ver con el alto precio de la energía, de

la chatarra y la competencia china

La industria siderúrgica ha sido y es estratégica en el tejido industrial vasco pues suministra materia prima de calidad a sectores que son fundamentales en la economía como la automoción, construcción, electrodomésticos, máquina-herramienta, oil&gas y bienes de equipo.
La pérdida de peso de la industria siderúrgica vasca en España tiene que ver también con que el destino fundamental de sus productos era y es la construcción. Además todas las acerías vascas existentes son de horno eléctrico y el precio de la energía eléctrica en el Estado es, de media, más alto que en países competidores como Alemania.

 

Publicación:
18/07/2017
Total visitas:
342
Media de votos: 
Votacion 0Votacion 1Votacion 2Votacion 3Votacion 4
Número total de votos: 
0

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación en nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede Obtener más información en nuestra Declaración de privacidad