Nº: 584/ 16 julio - 31 agosto 2019miércoles, 21 de agosto de 2019
Editorial y la Firma
> La firma

JOSÉ ANTONIO GARRIDO. PRESIDENTE DE BILBAO METROPOLI 30


Misión de empresa: de ganar dinero a crear riqueza

JOSÉ ANTONIO GARRIDO

 

JOSÉ ANTONIO GARRIDO
PRESIDENTE DE BILBAO METROPOLI 30

Qué difícil debe de ser definir la misión de la empresa en un tiempo como el actual en el que la complejidad, que no la confusión, es una de las características clave de la sociedad globalizada, o, mejor dicho, de la sociedad del conocimiento. En los últimos 50 años, por poner una etapa personalmente vivida y conocida, se han escrito definiciones de la misión de empresa, excesivamente limitadas y por supuesto no pensadas.
Todos hemos conocido frases como “La empresa está para ganar dinero”. Se decía tan rotundamente que no cabía más interpretación que la simplicidad de la definición. En los años 80 y 90 apareció otra rotunda definición, “Generar valor para el accionista”; a partir de ahí se pretendía fidelizar accionistas a base de confundir valor con precio, calculado este último como suma de dividendo más revalorización bursátil, a sabiendas que esto solo se sostenía cuando el precio de la acción subía, a veces de forma escandalosa. ¿Nadie pensaba en qué podía pasar si las acciones bajaban? ¿Nadie se daba cuenta de que esto fomentaba accionistas especuladores? Y así seguimos durante algún tiempo, hasta que la magia de las palabras se sacó de la chistera una nueva definición condensada en la frase “Responsabilidad Social Corporativa”, un nuevo mantra tan reduccionista como los anteriores.
Complejidad (que no confusión) es una de las características más importantes de la sociedad del conocimiento, y complejidad significa análisis de muchas variables. En nuestra vida cotidiana la complejidad debería ser la guía de nuestras decisiones. No cabe la simplificación en asuntos tan importantes como la educación, la sanidad, el cambio climático, la desigualdad, etc. No cabe el “esto lo arreglo yo de un plumazo”, expresión que solo puede salir de una vivencia caótica, dogmática, supremacista… Solo cuando la reflexión se sitúa por encima del simplismo es cuando es necesario el análisis de muchas variables y de muchas condiciones de contorno. Por eso la complejidad.
Hay una definición de la misión de la empresa que se ajusta bastante bien a ese análisis complejo. Desgraciadamente no la he visto enunciada todavía, y por eso me atrevo, sin tenerla patentada, a expresarla: “La misión de la empresa es CREAR RIQUEZA. ¿Para qué?: para financiar el futuro y remunerar adecuadamente a todos los accionistas; para que los empleados mejoren su calidad de vida, mediante una remuneración que sea la suma de salario más formación (individualizada) más participación; para que los clientes reciban el mejor producto calidad-precio; para que los suministradores compitan en igualdad de condiciones y para que la sociedad se beneficie de la actividad de la empresa”.
Una misión que tiene en cuenta a todos los actores: accionistas, empleados, clientes, suministradores y sociedad. Con los empleados y a todos los niveles hay que combatir la desigualdad mediante el binomio igualdad de oportunidades-meritocracia. Es decir, creemos las condiciones para que, en cualquier posición, se compita, siendo todos iguales a la salida y reconociendo a la llegada sus méritos.
En el siglo XXI, hacer empresa es hacer Sociedad, capitalizando a la persona.
Por eso la gran necesidad de “civilizar” a la Sociedad, lo que significa dar mayor protagonismo a la “Sociedad civil” frente a la “Sociedad política”. Muchas veces se transmite la sensación de que los empresarios son subsidiarios de los políticos cuando en realidad están llamados a ser líderes sociales. Líderes sociales comprometidos con la creación de riqueza y no con otros objetivos cortoplacistas cuyas consecuencias negativas afectan a toda la Sociedad.
La ‘creación de riqueza’ y su justo reparto, es un compromiso de largo plazo con el que la empresa consigue legitimidad para poder seguir existiendo en un determinado contexto económico, social y político. Uno de los aspectos de la crisis actual del capitalismo es precisamente el enfrentamiento y la elección en la empresa entre valores sociales frente a los valores operativos tradicionales.

 

Publicación:
19/07/2019
Total visitas:
528
Media de votos: 
Votacion 0Votacion 1Votacion 2Votacion 3Votacion 4
Número total de votos: 
0
Titulares del día
  • El paro baja en Euskadi al 8,6%, frente al 14% Estatal
    El número de desempleados en la CAV ha bajado a 89.300, unos 10.300 menos, según la última EPA
  • Tubacex cierra el primer semestre con un beneficio de cinco millones, un 25,3% menos
    Mientras que su cartera de pedidos ha aumentado un 40%
  • El BCE mantiene los tipos pero se prepara para reactivar la Eurozona
    El Consejo de Gobierno acepta el nombramiento de Christine Lagarde como sucesora de Draghi<br />
Norbolsa
Graficos de linea de la evolucion de los valores de la bolsa y acceso a Norbolsa
Graficos de linea de la evolucion de los valores de la bolsa y acceso a Norbolsa
Graficos de linea de la evolucion de los valores de la bolsa y acceso a Norbolsa
Graficos de linea de la evoluci�n de los valores de la bolsa y acceso a Norbolsa
Graficos de linea de la evolucion de los valores de la bolsa y acceso a Norbolsa
Graficos de linea de la evolucion de los valores de la bolsa y acceso a Norbolsa
Graficos de linea de la evolucion de los valores de la bolsa y acceso a Norbolsa

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación en nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede Obtener más información en nuestra Declaración de privacidad