Azpiegiturak
> CONSTRUCCIÓN


“En esta crisis estamos en mejor punto de partida para poder recuperarnos”

Joserra Blasco

La crisis del Covid-19 ha hecho impacto en la construcción en Euskadi, aunque aún no de forma importante. En opinión de Iñaki Urresti, secretario general de Ascobi-Bieba, los efectos dependerán de lo rápida que sea la recuperación económica, de las capacidades de las administraciones y de las facilidades que estas ofrezcan para agilizar los procedimientos y que la actividad no se paralice.

 Iñaki Urresti,

secretario general de Ascobi-Bieba.

“La construcción es un elemento tractor fundamental para la economía, porque genera mucho empleo y reactiva otros sectores cercanos”

Como la mayoría de los sectores, la construcción sufre las consecuencias del parón de la actividad que se produjo durante las semanas en las que la pandemia del coronavirus se manifestó con mayor virulencia. Y, aunque se ha vuelto a las obras, se ha roto la tendencia de crecimiento que daba optimismo a las empresas, según reconoce Iñaki Urresti, director general de Ascobi-Bieba, la asociación empresarial independiente de constructores y promotores inmobiliarios de Bizkaia.

¿Cómo fue el pasado año para la construcción en Euskadi?

Bueno, en general. Sin grandes alegrías, pero continuaba la tendencia clara de reactivación. Fue un año de consolidación: se mantenían o crecían las áreas de producción y se percibía un impulso claro en la creación de empleo, especialmente en Bizkaia. La producción de viviendas aumentaba  –aunque hay que recordar que veníamos de tasas muy bajas–; los precios se estaban estabilizando, con un ligero crecimiento, pero sin ‘burbuja’; había más actividad en la obra pública y en la obra privada… No estábamos, ni mucho menos, en las cotas de actividad y empleo de antes de la crisis anterior, pero continuaba la recuperación comenzada en 2017, y éramos optimistas al respecto.

Pero ha llegado una nueva crisis al sector…

Aunque todavía no ha impactado de forma importante. La construcción es un sector que va algo retrasado... La obra pública, por ejemplo, depende de los presupuestos de las administraciones y ahora se está ejecutando obra adjudicada hace meses, antes de la pandemia. Pasa lo mismo con la vivienda. Por eso, el impacto real se verá en los meses venideros. Dependerá también de la duración de esta situación: si hay una recuperación rápida, sin recaídas, probablemente será algo circunstancial.

¿Qué considera necesario para que la construcción salga de esta situación?

Es importante invertir en obra pública, aunque eso depende de las necesidades y las capacidades económicas de las administraciones, y que se reactive la promoción de viviendas. También habrá que esperar a que se recupere totalmente la actividad en el sector industrial, porque muchas empresas han recortado inversiones o aplazado ampliaciones de instalaciones debido al impacto de la pandemia, y ese es un ámbito muy importante de actividad del sector. Pero, en lo que respecta a las administraciones, no solo se trata de invertir en obra pública. Pero hay muchas otras cuestiones en las que pueden intervenir, como facilitar la agilización de todos los procedimientos y hacer que la actividad no se paralice. O medidas de impulso de actividades como la rehabilitación. De la misma manera que hay líneas de financiación y avales para las empresas en dificultades, podría haberlas para comunidades de vecinos y particulares que quieran realizar en sus edificios mejoras de accesibilidad, de eficiencia energética… Esa labor de impulso es fundamental, y, además, tiene un gran retorno social en cuanto a creación de empleo, ingresos por impuestos…

“La labor de impulso por parte de las

administraciones es fundamental y,

además, tiene un gran retorno social”

¿Es optimista en cuanto a la recuperación del sector?
La crisis anterior fue muy local, y había oportunidades fuera; ello hizo que muchas empresas internacionalizaran su actividad. Pero ahora la crisis es mundial, y están tan mal allí como aquí. Por eso, es preciso mirar al entorno más cercano y ver la forma de reactivar la demanda interna, en todos los aspectos. En este sentido, la construcción es un elemento tractor fundamental, genera mucho empleo, es muy local, no hay deslocalización de la producción, reactiva otros sectores cercanos… Si se facilita la actividad en el ámbito de la construcción, se producirá un impacto muy importante en la economía más próxima. Y en este momento es lo que hay que hacer: aumentar el consumo y la demanda interna y que tenga un impacto cercano. Por otro lado, esta no es una crisis inmobiliaria, ni de la construcción, y los parámetros del sector son muy diferentes a los de la crisis anterior, en la que había un elevado pico de producción, una ‘burbuja’ inmobiliaria a nivel de precios… Ahora, la producción es mucho menor –no llega a las tres viviendas por 1.000 habitantes– y la importante demanda hace que se venda todo lo que se produce. Y los precios están en niveles muy moderados con respecto a los de aquel momento. Así que el punto de partida es muy distinto, es mucho mejor para hacer esa ‘travesía’ a la que nos obliga este momento de crisis.

Menos, pero se sigue creciendo

La actividad de la construcción en Euskadi entre enero y marzo disminuyó un 0,8% con respecto al cuarto trimestre de 2019, registrándose una bajada de tres décimas en el subsector de la edificación y de cuatro puntos en la obra civil, según datos de Eustat. No obstante, en comparación con el primer trimestre de 2019, el crecimiento fue del 1,9%, debido al buen comportamiento de la edificación, que anotó un ascenso interanual del 2,8%; la obra civil, en cambio, bajó un 4,2%. Por otra parte, entre enero y marzo se mantuvo el empleo en el sector, registrándose un aumento apenas perceptible (0,1%). Pero hay que tener en cuenta que entre las personas empleadas se incluyen las acogidas a un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE). También es preciso señalar que, tras la declaración del estado de alarma, el 14 de marzo, las medidas excepcionales adoptadas derivaron en la paralización parcial o total de parte de las empresas del sector de la construcción durante la segunda quincena de ese mes. Por ello, el Índice Coyuntural de la Construcción del primer trimestre de 2020 refleja la excepcionalidad de la situación en dos de las 12 semanas analizadas. La bajada intertrimestral y la reducción en el crecimiento interanual ponen de manifiesto que la construcción, que venía creciendo ininterrumpidamente desde 2017, se frena en Euskadi en el primer trimestre de 2020, aunque se mantiene en cifras positivas.
Publicación:
17/06/2020
Total visitas:
464
Media de votos: 
Votacion 0Votacion 1Votacion 2Votacion 3Votacion 4
Número total de votos: 
0
Titulares del día
  • Vidrala invierte 20 millones en la planta de Laudio
    La compañía vasca aumenta las inversiones totales a 130 millones de euros pese a la crisis
  • El Puerto de Bilbao tendrá un remolcador propulsado por gas y gasoil
    Este proyecto está incluido en el proyecto CORE LNGas hive de la Unión Europea
  • 'Las cooperativas y la acción por el clima' es el lema con el que las cooperativas vascas conmemoran este sábado el Día Internacional del Cooperativismo
    Los valores del cooperativismo, claves para superar la crisis del Covid-19
Norbolsa
Graficos de linea de la evolucion de los valores de la bolsa y acceso a Norbolsa
Graficos de linea de la evolucion de los valores de la bolsa y acceso a Norbolsa
Graficos de linea de la evolucion de los valores de la bolsa y acceso a Norbolsa
Graficos de linea de la evoluci�n de los valores de la bolsa y acceso a Norbolsa
Graficos de linea de la evolucion de los valores de la bolsa y acceso a Norbolsa
Graficos de linea de la evolucion de los valores de la bolsa y acceso a Norbolsa
Graficos de linea de la evolucion de los valores de la bolsa y acceso a Norbolsa

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación en nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede Obtener más información en nuestra Declaración de privacidad